domingo, 23 de noviembre de 2008

Entre tus manos y las mías y algo más que he puesto


Así empezó todo
entre tus manos
y las mías.

Como alondra que acaricia el viento
y se desliza en leve movimiento
así tus manos en mi espalda
recorrían mi piel con la seda de tus palmas.

Como el calor del fuego
que palpitante arde en la rama
así es el dulce calor que desprendes
enredados los dos entre las sábanas.

Como una onda de agua
que a la tierra besa con calma
así son tus labios sedosos
besándome con la palabra.

oh triste mi destino
que fierro yugo me has puesto
pues lo aquí escrito
no son sólo versos y versos
son palabras sinceras
y mi más profundo deseo.

No hay comentarios: